Yerba Mate Orgánica para EEUU

yerba-mate-paraguay.jpgLejos de ocupar plazas y deambular por las calles, los indígenas aché guayakí, de la Comunidad Kue Tuvy (Canindeyú), están por exportar a los Estados Unidos la primera cosecha de yerba mate producida en forma totalmente orgánica y cultivada bajo monte. El consumo de derivados de la yerba mate aumenta en el país del Norte, donde los consumidores pagan un precio un poco más elevado para que los fondos se utilicen en proyectos de desarrollo.

Indígenas aché guayakí, de la Comunidad de Margarita (departamento de Canindeyú), están por exportar a los Estados Unidos su primera producción de yerba mate orgánica. Con el apoyo de una firma, los nativos lograron plantar 16 hectáreas de yerba mate bajo montes. Lo más interesante es que el proyecto no solo permitió a los nativos volver a la selva, sino que a través del emprendimiento lograron restablecer el tejido social de la comunidad a través de una actividad productiva.

La experiencia comenzó hace 12 años como un proyecto estudiantil de Alejandro Pryor, un estudiante argentino cuyos padres viven desde hace 50 años en Paraguay y que había ido a estudiar a California. Como acostumbraba a tomar mate mientras estudiada, sus compañeros se interesaron en su extraña costumbre y así fue atrayéndolos al consumo de la bebida, hasta que desarrollaron un proyecto estudiantil para la producción y comercialización de productos a base de yerba.

Actualmente, la empresa comercializa sus productos en todo Estados Unidos a través de supermercados y locales donde se venden en forma exclusiva productos orgánicos y locales que han aplicado el criterio de comercio justo. Esta es una práctica en donde el consumidor paga un poco más caro por un producto y ese dinero se utiliza para desarrollar proyectos sociales.

“Luego de 12 años ya tenemos una gran línea de productos, todos a base de yerba mate, pero donde se creó un modelo económico dirigido a la restauración del bosque atlántico interior, trabajando con comunidades locales. Acá en Paraguay, si bien trabajamos regionalmente, lo estamos haciendo con los aché guayakí, y ellos exitosamente han podido cultivar 16 hectáreas bajo monte y este año vamos a realizar la primera cosecha; entonces es un gran evento, porque ellos volvieron al monte después de tantos años y ahora van a cosechar un producto que va a ser enviado a los Estados Unidos y lo han hecho con mucho trabajo”, explicó Alejandro.

La empresa Guayakí tiene su sede en California (EE.UU.). Trabaja actualmente con 250 familias entre Paraguay, Brasil y Argentina, y más de 12 mil hectáreas manejadas con planes sustentables.

“Pero lo más importante es la demostración de este desarrollo humano que es posible, cuando se lo pone al individuo en el centro de los procesos de desarrollo y genera cooperación y sentido social en la comunidad. En el Brasil por ejemplo trabajamos con muchos pequeños productores y en Argentina también con pequeños productores cerca del parque nacional Yguazú”, remarcó.

Dijo también que el objetivo es representar a la ecorregión de la yerba mate de Paraguay, Argentina, Brasil fomentando la yerba mate en los Estado Unidos.

Lo más importante de la experiencia resulta en la posibilidad de implementar en forma conjunta un proyecto productivo y la conservación de los recursos naturales. “Como la planta de la yerba mate permite ser cultivada bajo la sombra, es una excelente alternativa a la deforestación. Entonces se pueden restaurar con ella los bosques, se puede plantar en la selva atlántica y de esta manera generar ingresos a todas estas familias que viven en la zona de amortiguamiento, a través de un precio justo”, refirió Alejandro Pryor, quien estuvo recientemente visitando nuestro país.

El procesamiento de los productos se hace en los Estados Unidos. La materia prima se va de Brasil, Argentina y Paraguay y en Estados Unidos se hace la mezcla.

“Entonces es una yerba de Mercosur y representa a toda la ecorregión de la yerba mate. Son todas yerbas orgánicas y certificadas bajo normas de comercio justo. Quiere decir que cuando uno paga un precio adicional por la yerba con un fin social y comunitario, esa prima va a un fin comunitario. Esa prima debe ir a un proyecto de educación, de salud u otros”, remarcó.

Es en el marco de este proyecto que vienen trabajando con los indígenas aché guayakí, en la comunidad Kue Tuvy. Involucra a 50 familias, sobre una superficie de 5.000 hectáreas de bosques nativos.

Actualmente, hay unas 16 hectáreas de yerba mate cultivadas en el monte. Están a punto de ser cosechadas y tienen certificación de producción orgánica y será exportada en su totalidad a los Estados Unidos.

Sobre este artículo