Viñas Orgánicas en Argentina

vinos-organicos-argentina.jpgEl programa “Entre viñas y tragos” nació como una antesala de las celebraciones centrales de la Vendimia, y también para aprovechar las tardes cálidas y claras de verano en un escenario natural. La nueva propuesta enoturística es una interesante opción tanto para mendocinos como para los extranjeros que visitan nuestra provincia.

Periodistas y amigos de la casa vinícola participaron de la presentación del programa, a cargo del dueño de casa, Alberto Cecchin. Un brindis de bienvenida dio paso al paseo, que comenzó con la visita a los viñedos de Malbec."Las vides que lo integran son hijas o nietas de las primeras, las originales, que datan de 1923. En el terreno no entran tractores, ya que todavía se ara a caballo”, empezó su explicación el experto.   Otra de las particularidades de la bodega son las hierbas que alimentan el suelo en el que crecen las vides. “Son las que mantienen el terreno activo, vivo; y lejos de competir con la vid, aportan nutrientes al suelo”, comentó. En el predio también hay nogales, duraznos y ciruelos, “para romper un poco el monocultivo”, agregó, al mismo tiempo que señaló que “así se logra un equilibrio ecológico”.

“La vedette es solamente la uva”

La característica especial y distintiva de la Bodega Cecchin –ubicada en Russell, Maipú- es que sus vinos y productos son orgánicos. Su propietario afirma que las uvas que allí crecen llevan ya 8 años sin fertilizantes ni agregados por el estilo. “La vid no está atacada con productos químicos, y esto hace que el terreno se mantenga fuerte, vigoroso, fértil”, agrega.

A pesar de que la bodega ganó en poco más de dos años, 5 medallas de oro en diferentes certámenes internacionales, Alberto Cecchin decidió no participar más “hasta que algún día haya concursos para vinos orgánicos. Era una competencia desleal”.

En cuanto al sistema de elaboración de los vinos, el propietario aseguró que “no difiere de los sistemas convencionales, aunque hay pequeños detalles que lo hacen especial”, como la utilización de levaduras naturales para fermentar la uva. “Nuestros vinos además, precipitan solos, sin filtros ni nada por el estilo. El hollejo, el escobajo y las semillas van a parar al suelo nuevamente al final del proceso”. “Aquí hacemos el único vino de la Argentina sin anhídrido sulfuroso”, afirmó orgulloso.

Una muestra del artista plástico Orlando Pardo y la música en vivo del grupo Alturas, fueron parte de la etapa final del paseo. En el restaurante de la bodega, el bartender Jeremías Leiva preparó una serie de tragos con vino, que fueron acompañados por unos bocadillos elaborados con los productos orgánicos de la huerta.

Sobre este artículo