Un Nuevo Integrante para la Producción Orgánica

Por INTA informa

zapallo.jpgEsta variedad de zapallo desarrollada por el INTA se caracteriza por sus frutos uniformes, buenos rendimientos y tolerancia a las principales enfermedades.

Como en el cuento de Cenicienta, pero sin ningún pase de magia, el INTA La Consulta –Mendoza– consiguió una nueva variedad de zapallo, que si bien no se transforma en carroza sí tiene otras propiedades: puede destinarse a la producción orgánica, tolera las enfermedades más comunes –el oídio y el marchitamiento causado por hongos del suelo– y posee mayor homogeneidad de forma y tamaño del fruto.

Este nuevo cultivar tipo anquito Dorado INTA-MAPO fue obtenido en el marco de un convenio de vinculación tecnológica entre el organismo y el Movimiento Argentino para la Producción Orgánica.

“Su desempeño fue muy bueno: constituye una valiosa obtención y posiciona al cultivar como una alternativa interesante para el mercado externo”, dijo Pedro Della Gaspera, especialista en mejoramiento vegetal de esa unidad del INTA”.

“Son plantas con arquitectura de mata expandida, altos rendimientos y precocidad de maduración; sus frutos poseen excelente calidad de pulpa, homogeneidad en el tamaño y la forma y óptima adaptación tanto a sistemas de producción orgánica y convencional”, describió.

Características como la tolerancia a las enfermedades más comunes del zapallo –el oídio y el marchitamiento causado por hongos del suelo– y mayor homogeneidad de forma y tamaño del fruto “posicionan al cultivar como una alternativa interesante para el mercado en externo”, señaló el técnico del INTA.

Su rendimiento comercial fue muy bueno ya que registró de 35 a 40 toneladas por hectáreas, el peso promedio de los frutos rondó los 1,350 kilogramos, el color exterior es ocre-cremoso con tonalidades rosadas y la forma de los frutos es fusiforme-cilíndrica con gran homogeneidad.

Sobre este artículo