Resaltan la conveniencia de dar valor agregado al azúcar

Se trata de la producción de azúcar orgánica, un producto libre de agroquímicos que se realiza con materia prima aportada por cañeros minifundistas. Buena demanda internacional y mejores precios.

El ingeniero agrónomo Horacio José Antoni, destacó ante EL SIGLO la importancia de producir azúcar orgánica en la provincia como experiencia, al tiempo que ponderó la actividad como alternativa válida y rentable para los pequeños productores de caña de Tucumán y del NOA.

Antoni, que hace unos días presentó su libro "Azúcar orgánica integral de caña de azúcar y subproductos", planteó la importancia de implementar este proceso de producción sin empleo de agroquímicos.

"Con esta metodología de producción se satisfacen las necesidades de la población sin destruir los recursos naturales básicos para las generaciones futuros", indicó Antoni, quien resaltó la importancia de hacer caña de azúcar bajo un sistema de producción más sano y procurando obtener un producto final diferente con mayor valor agregado y rentabilidad.

"Este proceso de cultivo genera un gran impacto social a través de la generación de trabajo en pequeños cañeros asociados; también pueden ser realizado por medianos agricultores que hagan, en parte, la producción de caña convencional y, en parte, la producción orgánica", dijo.

La producción orgánica de caña garantiza que no tiene contaminación con agroquímicos que podrían ser nocivos para la salud y, mediante el manejo con la producción orgánica se conserva el agua, el suelo y los recursos genéticos.

"Por ahora, este tipo de agricultura se realiza exclusivamente en los ingenios San Javier de Misiones (4.000 toneladas) y San Isidro de Salta (alrededor de 17.000 toneladas), siendo casi la totalidad para el mercado exportador", comentó el especialista.

Pero como está dirigida a pequeños productores, podría realizarse también en Tucumán, teniendo en cuenta la gran cantidad de minifundistas cañeros en la provincia.

"Todo depende también de su grado de organización y la forma de reagruparse para enviar a un ingenio la materia prima", señaló. Esta actividad apunta especialmente al pequeño cañero ya que está en mejores condiciones porque generalmente no usa agroquímicos y le resulta más fácil realizar métodos conservacionistas de la materia de cosecha en verde.

Ante la consulta sobre si el mundo reclama productos orgánicos, Antoni dijo que este tipo de azúcar se maneja por el mercado de oferta y demanda, pero depende mucho del poder adquisitivo del comprador.

Menos riesgos

Finalmente precisó que hacer azúcar orgánico es menos riesgoso que la tradicional en materia de clima (sequía y heladas) porque cuenta con una mejor protección del suelo al tener cobertura vegetal.

La Unión Europea sería uno de los grandes mercados consumidores de azúcar orgánica donde la tendencia a comprar productos libres de agroquímicos alcanza un 10 por ciento del total del consumo de azúcar común tipo A.

En lo que hace al perfil del cañero: explota una superficie inferior de 40 hectárea, sistema productivo poco tecnificado, alta intensidad de mano de obra familiar, aunque para la zafra suelen contratarse cosecheros manuales.

Sobre este artículo