¿Qué Es un Activador Biológico y Para Qué Se Emplea?

A medida que evoluciona la agricultura, se va registrando una creciente tendencia al empleo de productos biológicos que reemplazan a los aditivos químicos, tanto en lo que hace a la mejora del suelo como al control de plagas. En consecuencia, antiguas técnicas de cultivo son renovadas y re evaluadas, llegándose a apreciar el verdadero valor de las mismas: su bajo impacto en la ecología y la preservación de las condiciones naturales de los suelos. Así es como se van desarrollando nuevos activadores biológicos que rescatan la sabiduría de antiguos pueblos quienes, a falta de una industria química desarrollada, apelaban a los complementos naturales para obtener el efecto deseado.

Así, los activadores biológicos ecológicos se han convertido en accesorios de jardinería y horticultura altamente populares. Las ventajas son enormes. No sólo se cuida la calidad del suelo, al evitar la contaminación por fosfitos y otras sustancias no degradables, sino que también se logra un efecto fertilizante muy superior al del mero agregado de aditivos químicos. La lógica sobre la cual trabajan estos productos es la de fortalecer las mismas funciones biológicas del ecosistema, es decir mejora el rendimiento general de la planta, a la vez que permite que se desarrolle la fauna bacteriana de la tierra, facilitando la generación de los elementos necesarios para la nutrición adecuada de la especie vegetal. En particular, el Activador Biológico de Aplicación Foliar Fertibact permite, gracias a la presencia de ácidos húmicos la generación de humus.

El humus es uno de los componentes más importantes de la tierra. Se genera por la descomposición de los restos orgánicos a lo largo del tiempo. Las bacterias son las grandes responsables de esta descomposición. La descomposición es un proceso químico mediante el cual las moléculas más grandes que formaban parte de los restos animales y vegetales existentes se parten en moléculas más pequeñas y elementos químicos necesarios para la sustentación de la vida vegetal.

Como dice el viejo adagio, nada se pierde, todo se transforma. Y con el humus es esto exactamente lo que pasa. En consecuencia, un activador biológico como el Foliar Fertibact aporta las bacterias necesarias para la transformación de la tierra infértil en tierra de primerísima calidad, merced a la incorporación del humus. El ácido húmico presente en este producto contribuye a la calidad del suelo, mejorando sus propiedades físico químicas. Y lo mejor es que este tipo de fertilizante no compromete la calidad ecológica de las superficies tratadas.

Sobre este artículo