Proteger a las Nuevas Generaciones

gen.jpgLa agricultura orgánica minimiza la exposición de los niños a tóxicos y pesticidas que persisten en el suelo en el cual juegan, el aire que respiran, el agua que beben y la comida que ingieren. He aquí algunas razones por las cuales es tan importante el minimizar la exposición a tóxicos y pesticidas.

El impacto de los pesticidas afecta especialmenete a los niños debido a su rápido metabolismo y bajo peso. Más de un millón de niños entre las edades de 1 a 5 años ingieren al menos 15 pesticidas cada día a través de frutas y verduras. Más de 600.000 de esos niños ingieren una dosis de pesticidas fabricados con organofosfatos, un agente que el gobierno considera inseguro, y 61.000 ingieren dosis que superan en más de 10 veces los valores permitidos.

Es más, un estudio realizado entre Canadá y EEUU detectó la presencia de pesticidas en el líquido amniótico de una de cada tres mujeres embarazadas. Nuestros niños nacen con un depósito de pesticidas y otros químicos en sus cuerpos, transmitido de la madre al feto a través de la placenta. Después de nacer, los niños siguen "heredando" una carga de tóxicos a través de la leche materna. Los pesticidas tienen un impacto acumulativo a través de las generaciones que se traduce como problemas en la salud y especialmente en el comportamiento.

Otro problema a tener en cuenta, es que "una vez liberado en el ambiente el pesticida no puede ser controlado. El seguimiento radiactivo de un pesticida liberado en el Reino Unido fue detectado siete días después al sur de los Estados Unidos. Además, los pesticidas utilizados en áreas tropicales fueron detectados en árboles situados en latitudes árticas. También las corrientes de aire, huracanes, etc. son capaces de transportar pesticidas y otros químicos al otro lado del mundo."

Un estudio que tenía como objetivo evaluar la exposición a pesticidas en niños de preescolar, realizado en la ciudad de Seattle hizo un descubrimiento interesante. El único niño cuyas muestras de orina no contenían cantidades medibles de pesticidas, vivía en una familia que compraba únicamente alimentos orgánicos y que no usaba pesticidas en la casa. El estudio fue realizado por el departamneto de salud ambiental de la Universidad de Washington, con 96 niños, durante el otoño y la primavera.

(Fuente: Environmental Health Perspectives, Vol. 109, No. 3, March 2001 (pp. 299-303, C. Lu, D.E. Knutson, J. Fisker-Andersen, and R.A. Fenske, "Biological Monitoring Survey of Organophosphorus Pesticide Exposure among Preschool Children in the Seattle Metropolitan area"). (Fuente: Pesticides: Their Multigenerational Cumulative Destructive Impact on Health, Especially on the Physical, Emotional and Mental Development of Children and of Future Generations—Canadian Government Responsibilities and Opportunities, February 2000, Environmental Illness Society of Canada) (Fuente: Food for Thought: The Case for Reforming Farm Programs to Preserve the Environment and Help Family Farmers, Ranchers and Foresters, pages 12-13).