Organismos Genéticamente Modificados, ¿Por Qué Evitarlos?

exijamos-el-etiquetado-de-los-transgenicos.jpgLa Academia Norteamericana de Medicina Ambiental (AAEM por su sigla en inglés) ha presentado su informe de situación con respecto a los alimentos Genéticamente Modificados en el que plantea que “… los alimentos genéticamente modificados representan un riesgo serio para la salud”.

La AAEM pidió una moratoria en lo que respecta a alimentos Genéticamente Modificados, más la implementación de pruebas inmediatas de seguridad a largo plazo, y la rotulación en la comida modificada genéticamente. El AAEM es sólo una de las tantas organizaciones que pide que se lleven a cabo estas medidas.

¿No ha demostrado la investigación que la comida genéticamente modificada es segura?

No. El único estudio sobre alimentación realizado con humanos demostró que los organismos genéticamente modificados sobreviven dentro del estómago de las personas que consumen alimentos genéticamente modificados. No se han hecho seguimientos de este estudio.

Varios estudios sobre alimentación realizados con animales dieron como resultado, potencialmente, el desarrollo de células pre-cancerígenas, sistemas inmunológicos dañados, cerebros, hígados y testículos más chicos, atrofia parcial o aumento de la densidad del hígado, anormalidad en el núcleo celular y otras anomalías inexplicables, falsos embarazos y porcentajes más altos de los índices de mortalidad.

¿Pero las plantas no son iguales en su composición química, sean o no genéticamente modificadas?

La mayoría de las pruebas no pueden determinar las diferencias a nivel del ADN. Pero, aunque parecen ser iguales, los informes oculares de todo Norteamérica describen cómo muchas especies de animales, incluidos los cerdos, vacas, gansos, uapitís, ciervos, ardillas, y ratas, cuando tienen opciones, evitan comer los alimentos genéticamente modificados.

¿Acaso no ha estado la gente consumiendo alimentos genéticamente modificados sin efectos adversos?

La industria biotecnológica dice que millones de personas han estado consumiendo alimentos modificados genéticamente sin efectos adversos. Eso es engañoso. Nadie monitorea el impacto de los alimentos modificados genéticamente sobre la salud humana. Si la comida estuviera trayendo problemas de salud en la población de los EEUU, pasarían años e incluso décadas antes de que se identificara la causa.

¿Qué indicios hay de que los alimentos modificados genéticamente están causando problemas?

Poco después de que la soja modificada genéticamente fuera traída al Reino Unido, las alergias a la soja aumentaron en un 50%. En marzo de 2001, el Centro para el Control de Enfermedades informó que en los EEUU la comida es la responsable de la duplicación del número de enfermedades en comparación con los cálculos aproximados de siete años antes. Este aumento corresponde, por así decirlo, al período en que los norteamericanos han estado comiendo comida genéticamente modificada.

Sin pruebas de seguimiento, que ni la industria ni el gobierno están haciendo, no podemos estar absolutamente seguros de que la ingeniería genética haya sido la causa.

¿Qué hay de las hormonas genéticamente modificadas en la leche?

La leche de las vacas tratadas con la hormona de crecimiento bovino (rBGH por sus siglas en inglés) contiene una suma mayor de la hormona IGF-1, la cual es uno de los factores más altos asociados con el cáncer de mama y de próstata, pero nadie está rastreando esto en relación a los índices de cáncer.

¿Por qué los alimentos genéticamente modificados tienen antibióticos resistentes en ellos?

Las técnicas utilizadas para transferir genes tienen un índice muy bajo de éxito, entonces los ingenieros genéticos agregan genes marcadores que son resistentes a los antibióticos para que ellos ayuden a descubrir cuáles son las células que adoptaron el nuevo ADN. De ese modo, los científicos pueden empapar los organismos genéticamente modificados en los antibióticos y, si viven, es porque han alterado los genes exitosamente.

Los genes marcadores son resistentes a los antibióticos que se usan normalmente en la medicina animal y veterinaria. Algunos científicos piensan que comer alimentos modificados genéticamente que contengan estos genes marcadores podría estimular a la bacteria del intestino para que desarrolle resistencia a los antibióticos.

¿Pero hay algún ejemplo documentado de efectos adversos de los alimentos modificados genéticamente sobre las personas?

Hubo una epidemia rara, seria, que actúo rápido, y por lo tanto se la descubrió fácilmente. Se llamaba EMS. Se descubrió que provenía de una marca del suplemento alimenticio L-tryptophan genéticamente modificado. En los 80s, la marca contaminada mató a 100 norteamericanos y les causó enfermedades y discapacidades a entre 5.000 y 10.000 personas.

¿Por qué los niños son particularmente susceptibles a los efectos de los alimentos genéticamente modificados?

Los niños corren el mayor riesgo con respecto a todos los peligros potenciales de los alimentos genéticamente modificados por las mismas razones que corren el mayor riesgo con respecto a otros riesgos como los pesticidas y la radiación.

  • Los cuerpos jóvenes, de desarrollo veloz, son los más afectados.
  • Los niños son más susceptibles a las alergias.
  • Los niños son más susceptibles a los problemas con la leche.
  • Los niños son más susceptibles a los problemas nutricionales.
  • Los niños están en peligro de contraer enfermedades resistentes a los antibióticos.

¿Cuán peligrosas, o potencialmente peligrosas, son las comidas genéticamente modificadas en relación a otros riesgos de la comida, por ejemplo, los pesticidas, la radiación, los aditivos, los conservantes?

Como se ha llevado a cabo poca investigación con respecto a la seguridad de los alimentos genéticamente modificados, no es posible clasificar los riesgos. A diferencia de las demás, los cultivos genéticamente modificados persisten en el medio ambiente, y podrían seguir representando un riesgo para la salud durante siglos. Además, la transferencia de los transgenes a la bacteria del intestino podría presentar una exposición crónica prolongada ya que la proteína extraña podría seguir siendo producida dentro de nosotros luego de que dejemos de consumir los alimentos genéticamente modificados.

Videos
Video: 
Sobre este artículo