Los Alimentos Orgánicos Mejoran Notablemente las Funciones Cerebrales (Parte 1)

Sus beneficios se extienden al aparato digestivo, nervioso e inmunológico. Incluso, algunos estudios aseguran que al consumirlos de manera diaria, personas con alergias respiratorias y hasta con psoriasis han mejorado con notoriedad su padecimiento.

No hay dudas de que la industrialización trajo consigo innovaciones tecnológicas que revolucionaron los procesos culturales, sociales y económicos. Pero –siempre hay un “pero”-, esos cambios también trajeron aparejadas algunas consecuencias en la salud que hace varias décadas eran “a largo plazo”, pero que hoy repercuten sin escrúpulos en la vida de millones de personas. La producción masiva de alimentos, la sobre-exigencia del mercado de conseguir cultivos muy rendidores y perfectos, y el cambio cultural que se produjo con el ingreso de la comida “express” (para muchos, “chatarra”), “enlatada” y “larga vida” hicieron que el consumo de productos sanos, sin conservantes ni pesticidas químicos se convirtiera -casi- en gastronomía de culto.

Igualmente, muchas personas en la actualidad han optado por elegir una forma de vida más saludable. Y cada vez son más. Es que no sólo son ellos los que encuentran en la gastronomía saludable u orgánica beneficios evidentes, sino que muchos médicos también la recomiendan para mejorar la salud de sus pacientes.

“Los alimentos orgánicos son los alimentos que siempre existieron. Nuestro organismo, por millones de años, de manera gradual fue adaptándose a sus componentes (minerales, vitaminas, celulosa, hidratos de carbono, proteínas, etc). Pero en estos últimos 50 años, la “revolución” que generó el avance de la química produjo cambios insospechados con una avalancha de agrotóxicos que nuestro sistema inmune y demás mecanismos de adaptación, no tuvieron posibilidad de procesar de manera tal que pudiésemos sobrevivir sin padecer consecuencias nefastas”, explicó el doctor Abelardo Gatica Baudo, Médico con orientación en Medicina Antroposófica. Y continuó: “Sin ir demasiado lejos, hace 20 años en nuestro país se utilizaban 30 millones de litros de pesticidas y herbicidas por año. Hoy esta cifra ha subido a más de 300 millones. Con este modelo productivo que no repara en la salud de los seres humanos, sino en la salud de los bolsillos de las multinacionales, vamos irremediablemente a una catástrofe sanitaria nunca antes vista en la historia evolutiva del hombre. Es urgente que tomemos conciencia de todo esto”.

Por su lado, Lorena Farina -propietaria de Vida Plena, el primer delivery de productos orgánicos de Mendoza- aportó: “Los productos orgánicos recuperan los sabores originales de los alimentos, lo cual no es un dato menor ya que nos generan una sensación mayor de placer al comer, lo que se traduce en una salud emocional mucho más estable”.

Es que quienes conocen del tema –todos- aseguran que los alimentos orgánicos y/o biodinámicos brindan un aporte nutricional más completo que los convencionales, contienen entre un 40% y un 60% más de vitaminas, antioxidantes y minerales que los productos convencionales con menos porcentaje de agua. No contienen tóxicos, insecticidas ni pesticidas, los cuales pueden producir alteraciones neurológicas por modificaciones en el nivel de la acetil colinesterasa, además de frecuentes alergias del sistema respiratorio, piel e intoxicaciones alimentarias.

Sobre este artículo