Los Alimentos Orgánicos Mejoran Notablemente las Funciones Cerebrales (Parte 2)

Los resultados hablan por sí solos

En el 2004 el documental “Super size me”, conocido en Hispanoamérica como Súper engórdame se hizo cargo de una verdad que todos sabían pero que nadie había transformado en un ataque directo: que la comida “chatarra” perjudica seriamente la salud. Escrita, producida, dirigida y protagonizada por Morgan Spurlock, un cineasta independiente estadounidense, la película muestra la evolución de Spurlock durante 30 días (febrero de 2003), durante los cuales subsiste en su totalidad con la alimentación y la compra de artículos exclusivamente de una reconocida cadena de hamburgueserías. El espectador puede comprobar los efectos que tiene este estilo de vida en la salud física y psicológica. En el film también se explora la influencia de las industrias de la comida rápida, incluyendo la forma en que se alimenta a la mala nutrición para su propio beneficio.

Antes del inicio de este experimento, Spurlock tomaba una dieta variada. Era sano y delgado, y medía 1,88mt de altura con un peso de 84,1 kg. Después de treinta días, obtuvo una ganancia de 11,1 kg, un 13% de aumento de masa corporal aumentando su índice de masa corporal desde 23,2 (dentro del rango «sano» 19-25) a 26 («sobrepeso»). También experimentó cambios de humor, disfunción sexual y daño al hígado. Spurlock necesitó catorce meses para perder el peso que había ganado.

Luego, e inspirada en ese documental, Jenna Norwood decidió hacer lo contrario y comer sólo alimentos crudos y orgánicos durante un mes y el resultado fue un gran cambio en su estilo de vida. Norwood, que vive en Florida (Estados Unidos), dijo que pensó: “¿qué pasaría si uno come sólo alimentos sanos durante un mes?”, y decidió intentarlo.

El resultado fue rotundo y comprobado: perdió casi siete kilos, mejoró su visión, experimentó un mayor nivel de energía, y gracias a su experiencia se grabó un documental titulado “Supercharge Me! 30 Days Raw”, con el que ha ganado varios premios en festivales de cine independiente. “Todo fue más allá de mis expectativas. Había sido vegetariana durante 26 años pero era una vegetariana malsana, comía mucha comida basura y alimentos procesados y siempre comiendo deprisa”, dijo Norwood.

Sobre este artículo