La Empresa que Amenaza el Futuro de su Salud

monsanto-transgenicos.jpgEl 11 de marzo un documental fue transmitido por la televisión francesa. Se trata de un documental que la mayoría de los estadounidenses nunca verá, explicando cómo la gigantesca corporación de biotecnología Monsanto amenaza con destruir la biodiversidad agrícola que ha servido a la humanidad durante miles de años.

Durante milenios, los agricultores han guardado las semillas de una temporada a otra. Pero cuando Monsanto desarrolló semillas genéticamente modificadas resistentes a sus propios herbicidas, Roundup, Monsanto patentó esas semillas. Durante casi toda su historia, la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos se negó a conceder patentes sobre semillas, pues las veía como formas de vida con demasiadas variables para ser patentadas. Pero en los 80’s la Corte Suprema de Justicia de los EE.UU permitió las patentes de semillas , sentando las bases para que un puñado de empresas empezara a tomar el control del abastecimiento mundial de alimentos.

Desde el decenio de 1980, Monsanto se ha convertido en el líder mundial en la modificación genética de semillas y ha obtenido 674 patentes de biotecnología, más que ninguna otra empresa. Los agricultores que compran semillas de Monsanto Roundup Ready están obligados a firmar un acuerdo prometiendo no guardar las semillas producidas después de cada cosecha para volver a plantarlas, o vender las semillas a otros agricultores. Esto significa que los agricultores deben comprar nuevas semillas cada año.

Monsanto ejerce presión sobre los agricultores, cooperativas de agricultores, los distribuidores de semillas, y todo aquel que pueda resultar sospechoso de haber infringido sus patentes de semillas genéticamente modificadas. Para ello, Monsanto se basa en un sombrio ejército de investigadores privados y agentes. Ellos secretamente graban cintas de vídeo y fotografían a agricultores, propietarios de tienda, y cooperativas. Se infiltran en las reuniones de la comunidad. Recolectan información de informantes acerca de las actividades agrícolas.

Algunos agentes de Monsanto simulan ser inspectores. Otros se enfrentan a los agricultores en sus tierras y tratan de presionarlos a que firmen documentos de Monsanto para darle acceso a sus registros. Los agricultores los llaman "la policía de la semilla" y utilizan palabras tales como "la Gestapo" y "mafia" para describir sus tácticas.

Sobre este artículo

Yo soy de Puerto Rico, y en la universidad me hablaron de esta situacion he inclusive se hizo una busqueda relacionada... Es sumamente lamentable, como el hombre, con sus ansias de poder, cree tener el control de la naturalez...

Pero como yo siempre he pensado: "para que exista un abusador, primero tiene que existir una victima"...

Esta en cada uno de nosotros permitir que esto suceda...