Huertas Comunitarias en el Reino Unido.

huertas-comunitarias.jpg

Un poco de historia.


Los residentes del Reino Unido se han basado en las huertas comunitarias como una fuente importante de alimento por centenares de años. Durante la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, las huertas comunitarias se establecieron en sitios dentro de la ciudad para proporcionar frutas y hortalizas frescas a la población local.

El movimiento de la jardinería comunitaria contemporánea comenzó a finales del 1960, con un renovado interés por los espacios verdes en las ciudades. Muchos jardines comunitarios fueron creados cuando los residentes locales transformaron sitios vacantes en espacios verdes que incluyen huertas y jardines de flores. A medida que estos espacios se desarrollaron, fueron utilizados para hacer frente a los problemas sociales y de salud.

Las Huertas Comunitarias actuales.


"Los huertos vienen en todas las formas y tamaños", de acuerdo con Caroline Fernández, Coordinador del Proyecto Local de Alimentos de la Red Ambiental de la Mujer (WEN). "Pueden ser pequeñas parcelas, jardines en los techos, jardines escolares, privados o abiertos al público."

El alcance de lo que los huertos comunitarios pueden lograr también varía ampliamente. Pueden proporcionar frutas y verduras, un lugar para la vida silvestre, mejores áreas de juego, un aula al aire libre y espacios públicos seguros que están bien mantenidos. "Lo que une a todos estos espacios verdes", explica Ken Elkes de la Federación de Parques y Jardines de la ciudad de la Comunidad, "es el hecho de que los huertos están a cargo de un comité de gestión formado por la población local, que por lo general trabajan en forma voluntaria."

Proporcionar un espacio abierto, un lugar para cultivar alimentos orgánicos, centros de curación para las personas con discapacidades mentales y físicas, así como la creación de oportunidades para la recreación, el ejercicio, la terapia y la educación, los huertos comunitarios son un recurso sumamente valioso para los barrios de todo el país.

Con más de un millar de comunidades que participan en "RHS Britain in Bloom" el año pasado, Renee Dodds, encargada de Relaciones Públicas y Promociones Ejecutivas de RHS, ha sido testigo de un creciente interés en iniciativas relacionadas a la ambientalización de la comunidad. "Los beneficios ambientales de los huertos comunitarios son evidentes, pero son los beneficios para la comunidad en su conjunto lo que realmente hace que valga la pena."

El futuro de las huertas comunitarias.


Los huertos comunitarios no están protegidos por la ley estatutaria. La mayoría están situadas en lo que anteriormente eran tierras abandonadas por la autoridad local, con contratos de arrendamientos a corto plazo o temporales, lo que los hace un blanco fácil para los desarrolladores. Sin embargo, con los espacios verdes en las ciudades cada vez más difíciles de encontrar y cuestiones como el desarrollo sostenible que están en los titulares, las iniciativas de huertas comunitarias tienen un papel importante y de largo plazo que desempeñar en este país.

Sobre este artículo