El movimiento SLOW FASHION cobra fuerza.

Cuestiones como la sostenibilidad ambiental se vuelven importantes para la industria del vestir. Diseñadores, titanes de la industria de la moda y celebrities activistas ambientales, han declarado su apoyo a la mejora de las iniciativas de sostenibilidad. Garantizar los salarios y las condiciones laborales justas, reducir la huella de carbono, la contaminación y ensartar las empresas a que sigan este camino, son algunas de las formas que nos muestra que la industria se toma cada vez más en serio la sostenibilidad.

Pero somos nosotros, los consumidores, quienes podemos cambiar realmente las cosas y creo que de forma lenta pero sostenida, estamos cambiando nuestros hábitos. Queremos productos exclusivos porque tienen una historia detrás, que no impacten el medio ambiente, fabricados localmente y en condiciones laborales dignas, pero no estamos dispuestos a sacrificar nuestros gustos y creo que es razonable. ¿Es posible vestir prendas éticas/ecológicas que se adapten a los gustos de los consumidores? En Bichobichejo pensamos que SÍ y creemos que a través de la innovación y el diseño podemos conseguir el crecimiento de este nuevo sector dentro del mundo fashion. Además la ropa ocupa un lugar crucial en nuestra cultura porque es parte del comportamiento del ser humano y un valioso sector creativo.

SLOW FASHION es un movimiento de conciencia social que cambia la mentalidad de los consumidores, de la cantidad a la calidad, animando a la gente a comprar artículos de alta calidad con menos frecuencia (Fletcher). Slow fashion o Moda Lenta abarca la producción y el consumo lento. La producción lenta no explota los recursos naturales y humanos para acelerar la velocidad de fabricación (Fletcher), y el consumo lento implica una vida útil del producto, desde la fabricación hasta su descarte.

No se trata de comprar menos ropa, opción válida, sino de cambiar nuestra relación con ella, saber cómo se diseña, conocer los materiales con los que se fabrica, con el fin de ir abandonando un consumo que resulta destructivo para el medio ambiente y las personas.

Tanto de emprendedores como de consumidores depende el cambio de la industria de la moda, sigamos cambiando las cosas!!

Sobre este artículo