El Método Biointensivo Es Aplicado en Escuelas de Paraguay

huerto-biointensivo.jpgEl método biointensivo de cultivos es inculcado por la escuela a sus alumnos. En una pequeña parcela de experimentación, la voluntaria norteamericana de la organización Ecology Action, Jennifer Ungemach, enseña a los alumnos –incluso algunos pasantes extranjeros– cómo funciona este sistema que permite producir alimentos orgánicos, para el consumo de una familia.

“Experimentamos principios como las camas doble excavadas, el uso del compost y una siembra cercana. Promocionamos el uso de semillas de polinización abierta –que permite utilizar las propias semillas del huerto– y producimos así no sólo hortalizas, sino otros productos de altas calorías, para seguridad alimentaria, siempre buscando utilizar el menor espacio posible”, cuenta.

Para eso, las siembras no se realizan en filas, sino en triángulos. Y para probar las bondades de las hortalizas orgánicas –que es del mismo modo en que se cultivan de manera expansiva, fuera de la parcela de experimentación– un alumno arranca una zanahoria de la tierra y allí mismo se la ofrece para comer a los periodistas. “Pueden comer también las hojas, porque son orgánicas, cosa que no se puede hacer con las zanahorias que se cultivan con productos químicos, porque todos los tóxicos se quedan en las hojas”, dice el ingeniero Salomón.

Los productos vegetales que se generan en la huerta se consumen en la escuela y se venden en el parador que la institución tiene en el Km 46,5 sobre la ruta Transchaco, y los jueves, a pedido, se llevan a Asunción al local de la Fundación Paraguaya, donde los compran restaurantes y personas que están interesadas en cultivar la vida sana.

Sobre este artículo