El futuro de la comida. Parte VIII

Durante los siguientes diez minutos la directora Deborah Koons Garcia abre el debate en torno al verdadero aporte que la biotecnología debería brindar a la humanidad. Esta misma cuestión se encuentra directamente asociada a la difícil situación actual de los agricultores del denominado Tercer Mundo. El video concluye dando a conocer a unos granjeros californianos que promueven y llevan adelante un novedoso y saludable sistema agrícola comunitario.

Desde un principio los férreos partidarios de la biotecnología la han promocionado como "el método para alimentar a un mundo hambriento". Lamentablemente, este bonito slogan no es más que ello: un slogan, puesto que las cifras estadísticas de pobreza mundial (800 millones de personas hambrientas) no han disminuido ni existen índices de que lo harán en las próximas décadas. A esto hay que agregar que la industria biotecnológica aún no ha contribuido con ningún aporte de índole nutricional en materia de alimentos.

La agricultura en los países tercermundistas no se ha visto beneficiada en absoluto por el acelerado avance de la biotecnología. Es más, se han denunciado casos en donde las compañías multinacionales han intentado patentar plantas originarias para adquirir la exclusividad económica de sus cultivos.

Judith Redmond y Paul Muller, dos agricultores del Valle de California, nos cuentan de su programa Agricultura Mantenida para la Comunidad. Nos muestran como un grupo de familias se organizan para llevar adelante un sistema agrícola que garantiza una perfecta armonía entre los recursos naturales y los seres humanos.

Sobre este artículo