El Cilantro: Sus Cuidados, Plagas y Cosecha

cilantro.jpgCILANTRO (Cariandrum Sativum L.)

El cilantro, perteneciente a la familia Apiaceae, es una especie herbácea de crecimiento rápido y erecto. El sistema radicular es frágil al principio, pero una vez establecido, provee un buen anclaje y una buena capacidad para la absorción de agua y nutrientes para la planta. Las primeras hojas son redondas y las siguientes tienen un aspecto más dentado.

Es originario de la región mediterránea. Se originó en el sur de Europa y en el norte de mar Mediterráneo. Se utilizó en La India desde hace unos 5000 años.

La planta puede alcanzar 1m. de altura. Es una de las hierbas más utilizadas en el mundo. Su semilla es conocida como coriandro y la hierba como cilantro. (Evehart et al, 2003)

El cilantro entra dentro de la categoría de hierbas medicinales, de olor y de condimento, al igual que el perejil. Estas especies en los países en desarrollo se han producido de forma tradicional a nivel casero, siendo rara vez producidas a gran escala, pero son a su vez un buen mercado ya que en el año 1989 el valor de la producción mundial de cilantro se estimó en 9 millones de dólares. (Morales, 1995)

REQUERIMIENTOS PARA LA SIEMBRA Y ALGUNOS CUIDADOS

El cilantro se siembra preferentemente a principios de la primavera aunque puede ser sembrado todo el año. Éste debe ser sembrado en un lugar soleado. El cilantro se produce mejor en suelos húmedos con buen drenaje. Después de la germinación se debe aclarear las plántulas a una distancia de 2 a 3 pulgadas  (Evehart et al, 2003)

Suele florecer a los 40 o 50 días de nacido, y las semillas se maduran a los 80 o 100 días de la siembra. Prefiere las condiciones cálidas (sobre los 20ºC pero puede prosperar en climas más frescos, puede soportar las heladas ligeras).

La planta prefiere alta intensidad lumínica para crecer. Los días largos y cálidos favorecen la germinación temprana. El cilantro puede crecer en suelos ricos en calcio. La siembra debe hacerse directa pues el cilantro no se repone bien al trasplante. (Morales, 1995)

En cuanto al riego, se ha demostrado que la producción de hojas o de semillas es mayor cuando se utiliza riego, sin embargo éste no afecta considerablemente su productividad. (Morales, 1995)

En cuanto al control de malezas, las apiaceaes tienen una baja capacidad de competencia. Las malezas le restan al cultivo nutrientes del suelo, espacio, agua y luz. Algunas especies de maleza incluso liberan sustancias tóxicas para el cultivo por eso es muy importante que el cultivo se encuentre libre de maleza la mayor parte de su crecimiento. (Morales, 1995)

Algunos de los organismos que están reportados como plagas son:

  • Gusanos de las hojas: Generalmente se trata de Spodoptera Littoralis. Estos son insectos de un tamaño relativamente pequeño que devora grandes cantidades de follaje rápidamente. Fáciles de controlar.
  • Ácaros (tetranycus telaris L.) se trata de unas arañuelas muy pequeñas que normalmente viven y se alimentan de la parte inferior de las hojas. Su ataque provoca amarillamiento, bronceado y quemadura en las hojas. El follaje puede parecer también arrugado y deformado. Estos ácaros atacan con mayor intensidad en las épocas de sequía y de temperaturas altas.
  • Áfidos: son insectos que chupan la sabia de la planta, los síntomas de su ataque son amarillamiento, secado y muerte de los tejidos, puede llegar a la muerte de la planta en casos extremos.
  • Piojillos, mosca blanca, y mosquita del cilantro que sólo encontramos en La India. (Aquino y Carmelo, 1973)

LA COSECHA

Las hojas pueden empezar a consumirse desde el momento que está en el estado de plántula, pero en general se puede cultivar a los 35 o 45 días después de su germinación cuando alcanza una altura de unos 25 cm. (Morales 1995)

Sobre este artículo