Crece la demanda de orgánicos

Empresas argentinas participaron de Biofach, la feria líder en el mundo de la alimentación y la cosmética ecológicas, que se realizó en Alemania y que visitaron más de 46 mil personas de 120 países

Más de 46.000 personas de 120 países visitaron Biofach, una feria líder en el mundo de la alimentación y la cosmética orgánica que concluyó el 24 de febrero en Nuremberg, Alemania. Estuvieron presentes alrededor de 40 empresas argentinas de los sectores de granos, vino, miel, frutihortícolas, hierbas y tés, entre otros. También acudieron las certificadoras nacionales, que trabajan junto al Senasa en el desarrollo de nuestro país como proveedor de orgánicos a nivel mundial. La Argentina ocupa el tercer lugar en cuanto a la superficie de hectáreas cultivadas con orgánicos, luego de Australia y China.

Casi la mitad de las empresas argentinas que fueron a Biofach participaron con stand propio mientras que otras participaron en el Encuentro Sectorial Al-Invest, organizado por el Eurocentro de la Bolsa de Comercio de Mendoza.

Más argentinos

"La Argentina incrementó su presencia en la feria en un 20% con respecto a 2007", destacó Andrés Superbi, de la Fundación Exportar. El aumento tuvo lugar a pesar de la falta de apoyo económico por parte de las provincias a los expositores, dado que las nuevas autoridades provinciales aún están definiendo su política de promoción al comercio exterior. Se espera así un nuevo incremento de la participación para 2009, una vez que ser reinicie el apoyo provincial.

Aumento de la demanda

Dos puntos sobresalieron en el balance de los participantes argentinos: el aumento de la demanda de los productos orgánicos a nivel mundial y la calidad de los asistentes a la feria.

En el stand de Bluedreams, una empresa tucumana productora de arándanos y frutillas, los pedidos de fruta congelada superaron todas las expectativas, como destacó Daniela Zanotti, subdirectora de la Organización Internacional Agropecuaria (OIA), una firma certificadora de productos agropecuarios.

Roberto Jellinek, director de Building Bridges Ltd., principal importador de productos gourmet y orgánicos argentinos en el Reino Unido y proveedor de Harrods, remarcó el buen nivel de los visitantes a la feria en cuanto al poder de decisión dentro de sus empresas. Los visitantes provinieron no sólo de Europa sino también de Asia y de los Estados Unidos.

Enrique Rimondino, productor de miel cordobés, mencionó como ejemplo la demanda de un cliente japonés con el que cerró un acuerdo comercial. Peter Horner, de Horner Consulting GmbH, empresa que ofrece servicios de consultoría para la entrada al mercado alemán, se mostró satisfecho con los resultados de la feria: "Esta feria es crucial para profundizar las relaciones con nuestros clientes y establecer nuevos contactos", dijo Horner, contento por las nuevas operaciones concluidas con representantes de productores argentinos de miel y vino orgánico.

Evocando la frase del escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe, que señaló que "la vida es demasiado corta para beber mal vino", un prestigioso jurado internacional premió los vinos presentes en la feria.

La bodega Vinecol S.A., de Mendoza, conquistó en este certamen una medalla de oro por su Cabernet Sauvignon 2005. Vinecol había sido premiada en 2007 por su Torrontés cosecha 2006.

Jean Bousquet, otra bodega de Mendoza, recibió una mención por sus Malbec Reserva 2006 y Merlot 2006. También recibió una mención Larex AB, de la provincia de La Rioja, por su Shirah 2007 ecológico.

Biofach actúa también como barómetro de las tendencias y discusiones actuales del mercado orgánico internacional, a través de conferencias y publicaciones. Uno de los temas que los expertos destacaron fue la falta de materias primas para alimentar el crecimiento del mercado orgánico mundial. Solo en Alemania, el crecimiento del mercado orgánico, en 2007, fue del 15% y, en los Estados Unidos aumentó un 20 por ciento.

Los expertos de Organic Monitor y de la International Federation of Organic Agriculture Movements (Ifoam) estimaron que, en 2007, se realizaron ventas de productos orgánicos por mas de 40.000 millones de dólares.

Otro de los temas abordados fue el posible impacto ecológico del transporte de los bienes orgánicos entre los países productores y los consumidores. En 2007, se realizaron estudios comparando el impacto climático del traslado de manzanas frescas desde la Argentina y otros países, con el costo ambiental de almacenar la fruta europea en frío durante meses para abastecer a ese mercado en la contraestación.

Estas investigaciones demostraron que el impacto de trasladar la fruta hacia Europa es menor de lo que se pensaba. Incluso, se llegó a la conclusión de que, si la fruta se debe mantener en frío por varios meses, el costo ambiental de trasladar la fruta desde otros mercados proveedores es menor.

Costo ambiental

Algunos importadores, como Eosta, contabilizan el costo ambiental del proceso de producción y califican a sus productores en su sitio web.

Todos los expertos coincidieron en que el mercado orgánico seguirá creciendo, lo que abre posibilidades no sólo para los proveedores frutihortícolas y de alimentos a granel, sino también para los del sector gourmet. Quién se decida por la producción orgánica deberá, en todo caso, tener a la Biofach en cuenta.

Sobre este artículo