¿Cómo Fabricar Compost en Casa?

finished-compost.jpgPara algunas personas, la jardinería es una práctica costosa, lo cual nos parece algo extraño. Tiempo atrás, la gente tenía jardines y huertas debido a que los productos producidos en casa eran mucho mas baratos y saludables que cualquier producto comprado en una tienda. Y cualquier granjero sabía que el secreto para producir plantas saludables era mejorar la calidad del suelo. Si el suelo es débil, las plantas serán débiles y estarán expuestas al ataque de los insectos.

Compost de lombrices.

Uno de los fertilizantes más sencillos de fabricar, es el que proviene de un pozo de lombrices. Añadiendo los desechos de las gallinas, recortes de hierba, hojas, etc. dentro del pozo, todo ese material es procesado por las lombrices, y rápidamente tendrá un compuesto negro y rico en nutrientes para fertilizar su jardín. Añadir compost a su jardín, es generalmente todo lo que se necesita para mejorar la salud y resistencia a los insectos de árboles, vegetales y otras plantas de su jardín.

Debido a que el hacer compost es el resumen de la simplicidad, existe una amplia variedad de contenedores que usted puede hacer o comprar. Algunas veces la descomposición no ocurre en forma apropiada si ha usado demasiado de un ingrediente. Por eso sugerimos investigar un poco más por medio de algún libro, como podría ser la Enciclopedia Rodale de Jardinería Orgánica. También BHM tiene algunos buenos artículos.

Heces de conejo.

rabbit-droppings.JPGCuando se trata de fertilizantes de origen animal, el mejor y mas fácil de conseguir (a veces) son las heces de conejo. Las heces de conejo tienen el más alto contenido de nitrógeno de todas las heces que pueden encontrarse comúnmente, como pueden ser las de vaca, caballo o cerdo. Las heces de conejo son pequeñas, compactas y prácticamente sin olor. Un jardinero orgánico las describía como "cápsulas miniatura de fertilizantes". si usted cría conejos o conoce a alguien que lo haga, tiene a mano una de las mejores fuentes naturales de fertilizante orgánico.

No arroje a la basura esas cáscaras de huevo.

Las cáscaras de huevo son en un 93% calcio. Además del calcio, contienen alrededor de 1% de nitrógeno, 0,5% de ácido fosfórico y otros elementos que lo convierten en un fertilizante muy útil.

El calcio es un nutriente fundamental para las plantas pues cumple un papel clave en la fabricación de las células y su crecimiento.

Durante su crecimiento las plantas quitan una gran cantidad de calcio del suelo, es necesario entonces reemplazarlo, una forma ideal de hacerlo es reciclar las cáscaras de huevo.

Normalmente guardamos las cáscaras de huevo en una olla dentro del horno de la cocina. Lentamente se van secando, después lo trozamos con las manos y finalmente los molemos en una licuadora. El polvo de cáscara de huevo es después colocado alrededor de los árboles frutales, las macetas de las plantas y las rosas y distribuido entre los vegetales de la huerta.

También se puede solucionar el problema de los gusanos mediante el uso de las cáscaras de huevo. En lugar de convertir las cáscaras de huevo en polvo, hay que usarlas en la etapa de las rotas a mano, con muchos bordes filosos. Se dispersan las cáscaras en círculos alrededor de aquellas plantas que están siendo atacadas por los gusanos, casi siempre estos retroceden y evitan cruzar las barreras hechas con las cáscaras de huevo.

Los granos de café.

Otra cosa que normalmente desechamos en la cocina son los granos de café. Los granos de café pueden ser particularmente útiles en el jardín, o, al menos podemos añadirlas a la pila de compost.

Los granos de café usados, contienen cerca de un 2% de nitrógeno, y aproximadamente un 0,3% de ácido fosfórico y cantidades variables de potasio. Análisis realizados sobre los granos de café muestran que los mismos contienen muchos minerales, azúcares, vitaminas y cafeína. Los granos de café son particularmente útiles para plantas que podríamos describir como "alimentos ácidos", tales como blueberries, árboles de hojas perennes, azaleas, rosas y ciertos árboles frutales.

Para usarlos, secamos los granos en el horno, también. Despues los repartimos, no muy densamente, alrededor de esas plantas que pensamos pueden beneficiarse de ellos. No ponemos demasiados si están mojados, pues los granos de café húmedos tienen la tendencia a desarrollar hongos.

Sobre este artículo