Chablor y la Salud

log.ch2_.jpgLos alimentos son substancias sólidas o liquidas que, al ser ingeridas, se transforman químicamente en principios activos inmediatos que el organismo asimila y utiliza. El conjunto de estas transformaciones se denomina  <digestión>.   

El cuerpo humano obtiene de los alimentos no solo la energía necesaria para que nuestros órganos funcionen, también las substancias que renuevan continuamente las células de los tejidos. La mala alimentación afecta al normal funcionamiento del organismo, agrava la evolución de las enfermedades, al tiempo que facilita que se contraigan.   La alimentación es fundamental en el desarrollo físico de los niños, y esta estadísticamente comprobado que un adulto mal alimentado rinde hasta un 80% menos que uno bien alimentado. La alimentación constituye un hecho en el que influyen todas las esferas de la actividad social, como son: el dinero, la producción industrial, el clima, los tabúes, la religión, etc.   

En zonas rurales hay tendencia a comer lo que se produce (monotonía alimentaría).La técnica culinaria es el hervido (caldos, sopas, guisados y cocidos).Por otra parte, en las zonas industriales la técnica culinaria son los fritos de nivel calórico muy alto, predomina los bollos, pasteles, dulces, bebidas estimulantes y gaseosas. Actualmente se esta dando una tendencia a reducir el consumo de grasas y azucares, y aumentar el consumo de alimentos crudos, sobre todo los de origen vegetal (fruta y verdura).Entendemos por nutrición la ciencia que estudia la cantidad y calidad de alimentos necesarios para un correcto funcionamiento del organismo.  

Dentro de la nutrición hay tres grados: una buena nutrición da lugar a sujetos normales; los tejidos tienen buenos niveles en substancias nutritivas (suficientes reservas) y además el organismo presenta gran resistencia y buena capacidad física para reaccionar positivamente ante situaciones limite (infecciones, stress, etc.); la nutrición deficiente no se da necesariamente en sujetos enfermos; se produce una carencia de substancias nutritivas, se disminuyen alternativamente las reservas, lo que facilita que se contraigan enfermedades (especialmente de tipo infeccioso) y puede ocasionar problemas en caso de crecimiento (niños), embarazo, excesivo ejercicio físico y mental, etc.

El caso mas raro es la desnutrición intensa o caquecsia, que se manifiesta en el organismo de forma clara, presentándose normalmente enfermedades características llamadas <enfermedades nutricionales>. El peso y la talla de las personas es uno de los elementos básicos para detectar una buena o mala nutrición. Se han realizado numerosos estudios sobre la Evolución de la talla en los últimos quince años y se ha determinado que, aparte de los factores genéticos, tienen primordial importancia en el crecimiento de la persona su dieta, así como su higiene física (ejercicio) y psíquica.  La edad principal para el ser crecimiento del ser humano comprende desde el estado fetal (gestación) hasta los cinco años; si durante este periodo el niño sufre un retraso considerable nunca llegara a superarse completamente, aunque posteriormente reciba una alimentación completa y adecuada.

La desnutrición no afecta solo al crecimiento, desarrollo físico y resistencia a las enfermedades; es además un factor decisivo en el desarrollo de la capacidad intelectual de la persona. Una alimentación deficiente afecta al desarrollo intelectual, principalmente en los niños, que tendrán problemas en la concentración y presentaran una cierta apatía que se reflejara en un gran desinterés por los estudios y, como secuencia de ello, en fracasos escolares. Además, generalmente presentan coeficiente intelectual más bajo que el resto de los niños normales (bien nutridos). Todo ello se debe a que el cerebro, al igual que el resto de los órganos del cuerpo, sufre esta desnutrición en sus tejidos, por lo que se retrasa el desarrollo del sistema nervioso central. Se ha comprobado que la maduración cerebral más importante en la vida del hombre se produce durante los dos primeros años de vida.

Teniendo en cuenta que las células nerviosas son, junto con las sexuales, las únicas células estables del organismo, esto es, incapaces de producirse, los daños producidos por una mala alimentación son irreversibles, es decir, que cualquier deficiencia o tara jamás podrá recuperarse. Además de una buena nutrición es decisivo para el proceso de maduración nerviosa y cerebral que el ambiente familiar sea el adecuado, es decir, que el niño sea constantemente estimulado para así favorecer su desarrollo, así como también la higiene. Una nutrición correcta se refleja externamente en nuestro cuerpo, en especial en la piel, cabello, uñas y ojos.

En la actualidad se da una gran importancia ala apariencia física y <están de moda> las personas delgadas que en otros tiempos se hubieran considerado antiestéticas, ya que en el pasado, era mejor vista una persona mas bien gorda e incluso obesa, pues se la consideraba por ello una persona de posición y riqueza. Lo cierto es que es mas sano estar relativamente delgado, pues son numerosas las enfermedades que van unidas ala obesidad; no obstante, tampoco es bueno estar excesivamente delgado, ya que se puede llegar a una peligrosa debilidad (apatía, anemia) e incluso a padecer enfermedades de tipo nervioso (anorexia nerviosa).

Estar sano no es solo no padecer alguna enfermedad, sino que además se ha de tener un estado completo de bienestar mental y social. Por lo tanto, son varios los aspectos a cuidar en la vida de las personas (higiene, alimentación, vivienda, etc.), para poder así alcanzar un nivel de salud aceptable.           

Sobre este artículo