Cambiar la Dieta... Salva al Planeta

La reducción del consumo de carne mejora tanto la salud humana como la medioambiental.

Los avances en el campo de la medicina preventiva han llevado a la población a tomar conciencia de la necesidad de un cambio en los hábitos alimenticios. Al tener como objetivo llevar una vida sana, un punto clave es que la ingesta diaria se base en una dieta balanceada que aporte nutrientes en las proporciones que el organismo necesita para su buen funcionamiento. Es por eso que los médicos especialistas fomentan la reducción del consumo de carnes.  

500 gramos por semana

Tanto el World Cancer Research Fund (Fondo Mundial para la investigación del cáncer) como el American Institute for Cancer Research (Instituto Americano para la Investigación del Cáncer), recomiendan a la población una ingesta de carne que no supere los 500 gramos por semana. El fin es prevenir problemas de salud y reducir el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares asociadas a dicho consumo.   

Daño medioambiental

Además de los problemas de salud ya conocidos que puede acarrear la ingesta excesiva de carne, en los últimos años se les ha prestado mayor atención a los problemas que relacionan la producción intensiva de ganado con el daño medioambiental. En general, ya sea en los mataderos, en los feed-lots o en un establecimiento avícola, la actividad del hombre genera gran cantidad de residuos, y esto conlleva algún tipo de impacto en el medio ambiente. Los corrales de engorde:  

  • Crían intensivamente a aves y vacunos en espacios reducidos, con el estrés y sufrimiento que eso causa en los animales
  • Confinan a una gran cantidad de animales, cuya elevada producción de gas metano va hacia la atmósfera incrementando el calentamiento global 
  • Son invadidos por moscas y roedores, agentes activos de transmisión de enfermedades
  • Provocan olores nauseabundos en el área
  • Contaminan las napas de agua

Recomendaciones de la ONU

Ya en el año 2008 la ONU había reconocido la estrecha relación que existe entre el cambio climático y el consumo de carne. El doctor Rajendra Pachauri, presidente del Panel de Expertos del Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) recomendó por entonces que la población mundial se abstuviera al menos un día a la semana de comer carne como un sacrificio personal para combatir el cambio climático y que una vez eliminado ese consumo de carne un día a la semana, se siguiera reduciéndolo.

Pachauri solicitaba, a la vez, controlar la sobreexplotación ganadera considerada como responsable de al menos un 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Fruto de estas solicitudes han surgido curiosas iniciativas, como por ejemplo el Día sin carne semanal en Bélgica.

El doctor explicaba que “reducir el consumo de carne puede contribuir a la lucha contra el calentamiento global porque la crianza de ganado provoca emisiones de gases de efecto invernadero, deforestación y otros problemas ambientales”. Este economista indio, vegetariano, agregó además que es relativamente fácil modificar los hábitos alimenticios de la gente, en comparación con la modificación de los sistemas de transporte para todo el mundo.

El próximo 22 de abril se celebra el día de la Tierra. Si en honor a ella consumimos más productos de origen vegetal, contribuiremos de una forma relativamente sencilla a reducir las emisiones de gases efecto invernadero. Usted, ¿se sumará a la campaña para salvar el planeta?

Lo invitamos a enviar sus comentarios acerca de los beneficios que le puede otorgar a nuestro planeta la adopción de una dieta en su mayoría vegetariana.

Sobre este artículo