Alimentos Ecológicos, ¿Qué Son y Cómo Reconocerlos?

alimentos-ecologicos-imagen.jpgLa agricultura ecológica se encuentra regulada legalmente en España desde 1989, año en el que se aprobó el Reglamento de la Denominación Genérica "Agricultura Ecológica" y su Consejo Regulador, que vino aplicándose hasta la entrada en vigor, el 1 de enero de 1993, del Reglamento (CEE) 2092/91 del Consejo, sobre la producción agrícola ecológica y su indicación en los productos agrarios y alimenticios, fecha a partir de la cual prevalecen los preceptos de la norma comunitaria.

Desde 1993, las competencias de control de la producción ecológica quedan en manos de las Comunidades Autónomas, por lo que existen en la actualidad 17 Organismos de Control (Consejos o Comités de Agricultura Ecológica, CAE) encargados de verificar que los alimentos ecológicos que llegan al mercado cumplen las normas recogidas en el Reglamento 2092/91. Además, las operaciones comerciales de compra y venta realizadas con alimentos ecológicos también quedan registradas. Los controles sobre la producción ecológica se realizan en las fincas de producción, en las industrias de transformación (incluyendo almazaras, fabricación de piensos y mataderos) y pueden efectuarse en la cadena de comercialización.

Cuando una partida de alimentos supera todos los controles a los que es sometido, recibe una etiqueta que permite diferenciarlos del resto de alimentos del mercado en la que figura la leyenda “Agricultura ecológica”. En España 16 de los 17 organismos de control tienen una etiqueta similar, mientras que Andalucía identifica sus alimentos ecológicos con un logotipo diferente al resto. Desde febrero de 2000, los agricultores ecológicos pueden solicitar la utilización de una etiqueta europea que pretende facilitar a los consumidores la identificación de los alimentos ecológicos, así como facilitar su intercambio entre los países de la Unión Europea.

Es necesario aclarar que términos como natural, sin conservantes o aditivos, bio, dietético y otros utilizados habitualmente en el etiquetado de alimentos, poco o nada tienen que ver con el método de producción ecológico y, por tanto, no deben confundir a los consumidores.

Sobre este artículo