¿Cómo Prevenir las Alergias en los Niños?

Las alergias son de las enfermedades infantiles crónicas más comunes. Según la Academia Americana de Pediatría, el asma afecta a casi 5 millones de niños estadounidenses, mientras que las alergias como la fiebre del heno, eccema y alergias a los alimentos, afectan a cerca de 50 millones de personas.

Mientras que la investigación acerca de las causas de la alergia continúan con fuerza en todo el mundo, hay algunos pasos que podemos dar a fin de reducir los ataques de alergia y asma en los niños. Dos áreas bien definidas a este respecto son la genética y la exposición al humo del cigarrillo. Si uno de los padres tiene alergias, el riesgo de un bebé de tener alergias es el doble que la de un bebé nacido de padres sin enfermedades alérgicas. El riesgo es aún mayor si ambos padres tienen alergias.

Puesto que no podemos elegir a nuestros antecedentes familiares, no fumar es la única cosa que puede activamente realizarse para disminuir los riesgos de la aparición de ataques y crisis.

Dicho esto, los estudios de varios países muestran constantemente que la vida urbana puede aumentar el riesgo de alergia. La hipótesis de la higiene sostiene que la exposición a bacterias y microbios a temprana edad ayuda a desarrollar la tolerancia a los alergenos, y los ambientes demasiado limpios de la sociedad moderna estimulan suficientemente el sistema inmunitario en desarrollo de los recién nacidos. Esta hipótesis no probada sugiere que los niños sufren mayores crisis alérgicas a lo largo de la vida si, entre las edades de 6 a 12 meses, su exposición a las infecciones de otros niños o el contacto con animales y el medio ambiente natural es limitado.

Algunos estudios indican que los siguientes factores ambientales pueden reducir el riesgo de alergia: nacimiento en familias grandes con hermanos mayores, la lactancia materna, el tener mascotas, ir a la guardería en edades de menos de 6 meses, la introducción temprana de ciertos alimentos, y que el nacimiento del bebé se produzca en la temporada de menor polen en el ambiente.

Algunos consejos pueden ayudar en lo que respecta a la aparición de las crisis alérgicas. La introducción tardía en la alimentación del niño de productos que típicamente causan la mayor ocurrencia de los casos de alergia, como el maní –o cacahuate-, los mariscos, o la soja puede ayudar a preparar al organismo mejor para tolerar estos alimentos.

Sobre este artículo